Seguro de hogar: Vivienda Alquilada

Para nadie es un secreto lo que significa una vivienda para los españoles, representando para unos una gran y preciada propiedad, para otros una inversión más que segura.

Publicidad / Advertisement

Según cifras arrojadas por el propio Banco de España, se señala que la rentabilidad bruta de una vivienda en modo alquiler se fija en un 4,6%.

Al aplicar los gastos y costos de mantenimiento que corresponden, se puede hablar de una rentabilidad neta de 2,5% al año, siendo de esta manera muy superior al 1,6% que devengan los bonos del Estado.

Realidad de las viviendas arrendadas en España

Aun cuando la práctica de comprar para arrendar está en práctica por los propietarios de inmuebles, en vista de las buenas rentas adquiridas anualmente, existen riesgos pertinentes a la problemática que pueda surgir con los inquilinos que puedan causar daños al Continente asegurado e incluso daños a vecinos u otros terceros, producto de un siniestro o cualquier otra alteración.

Es por ello que aun cuando no es obligatorio, se hace necesaria la contratación de una Póliza de Seguro Hogar que cubra la vivienda alquilada, esto permitirá tanto al arrendador como al arrendatario, mantener cierta tranquilidad al presentarse cualquier imprevisto tipificado en las condiciones de la póliza.

¿Qué debo considerar a la hora de tomar el Seguro de Hogar?

Entre los factores más relevantes que se deben tomar en consideración a la hora de tomar el seguro correcto de Hogar para vivienda alquilada, se encuentran:

  • El Continente, representado por la parte física y estructural del hogar, esto se refiere al piso, paredes, tuberías, instalaciones eléctricas, entre otros.
  • El Contenido, no es más que el conglomerado de bienes muebles que existan en la vivienda, por supuesto acá hay mayor diversidad, ya que se encuentran los electrodomésticos, muebles, cuadros, ropa, equipos electrónicos (Ordenadores, móviles), enseres, joyas u otros artículos de valor.

Es de suma importancia que tanto el Continente como el Contenido, estén declarados de manera correcta y así evitar figuras como el infraseguro o el sobreseguro, ya que ambos acarrean consecuencias a la hora de calcular algún evento adverso ocurrido en el hogar.

Se sugiere que las contrataciones del Continente corran por cuenta del Arrendador, mientras que el contenido sea pagado por el Arrendatario. Adicional a este planteamiento y para evitar doble pago, es recomendable que las pólizas adquiridas pertenezcan a la misma empresa aseguradora.

Adicional a esto, la póliza contempla de manera obligatoria la cobertura de Responsabilidad Civil, que no es más que el pago de indemnizaciones que se deriven de cualquier daño ocasionado a un tercero.

Existen pólizas, que ofrecen las compañías aseguradoras que ofrecen mayor tranquilidad a los propietarios de los inmuebles al incluir dentro de las mismas las siguientes cláusulas: protección contra impagos por parte de los inquilinos, daños por vandalismo y pérdida de alquiler.

Existen numerosos y frecuentes casos, en los que los arrendadores o caseros obligan a los inquilinos a tomar un seguro como requisito para conseguir el alquiler de una vivienda, se debe recordar sin embargo que el propietario no está obligado a contratar una póliza, no obstante tampoco puede obligar al arrendatario a la adquisición de la misma.

 

Leave a Reply