¿Existe un seguro de hogar perfecto?

Al momento de concertar la adquisición de una póliza de Seguro Hogar se toman en cuenta diversos factores, que conllevan a una decisión final al momento de contratar este producto. Es por ello que surge esta inevitable pregunta: ¿Cómo puedo escoger el mejor Seguro Hogar?

Publicidad / Advertisement

El común denominador dentro del universo de posibles asegurados es, querer pagar menos, pero sin dejar de estar completamente protegido ante cualquier eventualidad surgida, producto de un siniestro.

Antes que nada, se debe solicitar la mayor cantidad de cotizaciones posibles, para así hacer un comparativo de precios, coberturas mínimas y máximas, exclusiones, límites, conocer a ciencia cierta otras especificaciones adicionales (esto es lo que se conoce en el mundo de los seguros como “las letras pequeñas”).

Pero, ¿cómo se determina cuál es el mejor Seguro Hogar?, pues sencillamente, aquel que satisfaga la mayor cantidad de necesidades que presente el solicitante de la póliza. Esto se logra al sopesar todas las variables que necesiten cubrirse. Dentro de las cuales se tienen que considerar los siguientes elementos:

Coberturas básicas: Comprendidas por el Monto de cobertura del Continente y Contenido, así como la Responsabilidad Civil y Defensoría Jurídica. Debe existir una sinceración de los valores declarados y el costo a pagar por la póliza.

Acá se debe hacer un alto al momento de declarar los valores correspondientes tanto en Continente como en Contenido, ya que una declaración de valores que no correspondan al valor real de lo asegurado, representaría pérdidas desde cualquier punto de vista para el cliente, ya que no sólo se obtendrá una indemnización insatisfactoria, sino que la aseguradora puede aplicar sanciones por infraseguro. Otra costumbre muy común es intentar ajustar el precio a pagar de la prima, al ajustar los montos totales de las sumas aseguradas.

Adicionalmente la compañía aseguradora debe cubrir el máximo de la suma asegurada sin deducibles, ni otras exclusiones que perjudiquen al contratante.

Coberturas adicionales: No son menos importantes, más sin embargo aplicarlas hace que aumente exponencialmente el costo de la póliza. Dentro de estas se hallan:

  • Asistencia de reparadores (esta práctica ha sido una de las más utilizadas dentro del Seguro Hogar) que incluye el servicio técnico de electricidad, cerrajería, plomería, entre otros.
  • Asistencia de Bricolaje, reparaciones de paredes, frisos, techos.
  • Cobertura de Hurto y Robo, el cual aplica para el Contenido declarado. Es importante aclarar que algunas empresas aseguradoras no contemplan la cobertura de hurto si la casa ha estado sola por un lapso de 72 horas, por lo que sugieren asegurar este tipo de bienes bajo otra póliza adicional.
  • Daños estéticos
  • Joyería, este aparte debe declararse desde el primer momento de contratación, se sugiere a su vez mantener en resguardo las facturas o comprobantes de propiedad de los artículos en cuestión.
  • Todo Riesgo Accidental.
  • Todo Riesgo tecnológico, incluye daños causados a Ordenadores, móviles, equipos de sonido y de visión. Esta cobertura está limitada para algunas aseguradoras, aquellas que lo ofrecen, inciden considerablemente en la prima total a pagar.

 

 

 

Tomando en consideración todo esto, se puede decir que lo primordial para adquirir una póliza de mejor Seguro Hogar es tener totalmente claro el panorama, en cuanto a que cubre, para cuando ocurra un siniestro no tome al cliente por sorpresa.

Leave a Reply